WHO WE ARE SERVICES RESOURCES




Most recent stories ›
AgroInsight RSS feed
Blog

American bees March 1st, 2020 by

Vea la versión en español a continuación

When the Spanish conquered the New World, the colonists who followed them brought honey bees. These European bees carried out their own version of the conquest, displacing a wide variety of stingless, native American bees. The native American people had known about these stingless bees and used their honey for centuries. Some, such as the Maya, kept bees for their honey, and many other peoples gathered honey from the wild.

The European honey bee is more aggressive and bigger than the American bees. The African honey bee and the European honey bee are sub-species of the same species, Apis mellifera. The European bee lives in large colonies of some 80,000 individuals, while the native bees live in smaller hives, of 3,000 or so. The American bees have suffered from the loss of forest habitat, and from competition with the European bees, which gather nectar from the same sources that the native bees need.

But the native American bees are making a comeback, as I learned recently on a course taught by two biologists who are experts in native American bees: Marcia Adler Yáñez from the Gabriel René Moreno Museum of Natural History in Bolivia and Oscar “Rupa” Amaya, who is Colombian, but a long-time resident of Brazil.

The American honey bees are a diverse lot, of at least 400 species. Some of the larger ones are as big as European honey bees, while some of the smaller ones are the size of a grain of rice.

The native American bees are gentle (some more than others) and although they do not have stingers, some species will bite to defend their nests. Unlike European bees, which put their honey in combs, native American bees keep their honey and pollen in little wax pots. The American bees have a complex nest structure. The queen lays her eggs in cells in a horizontal comb (unlike the vertical ones the European bees make). The combs of native bees can be disk shaped, or spiral or amorphous. The brood chambers, full of eggs in cells, are surrounded by a wax labyrinth, the involucrum, made to discourage ants and other predators. The pots of honey and pollen are placed around the involucrum.

One species of bee, called señorita, is known from Mexico to Argentina for its fine honey, widely regarded to be an eye ointment. A drop in each eye relieves pain and irritation.

Rupa and Marcia teach their students various techniques to care for native American bees. While keepers of European honey bees have made wooden boxes, or hives, for bee colonies, this was not a common practice for native American bees. In the past 30 years, bee experts in Brazil have adapted bee boxes for native American bees. These bee hives are smaller than those for European bees, but the boxes have thicker walls to keep the bees warm in the winter and cool in the summer.

Rupa and Marcia also teach the use of a simple trap for capturing wild colonies. A plastic soda pop bottle, two-liters or larger, is covered in newspaper (to keep the nest warm) and black plastic (to keep it dark). A tube is placed in a small opening in the side of the bottle, making an inviting door to entice a young queen to set up her nest in the bottle. The bottle is hung on a tree in a forest with bees. In good bee habitat, bees may colonize the bottle within weeks. A skilled beekeeper can later transfer the colony to a proper, wooden hive.

Struggling colonies can be encouraged with an extra food supply. On the bee course, we learned how to make wax pots and fill them with honey or pollen gathered by European honey bees, which you can buy in the store. The native bees will eat the honey and convert the pollen to “bee bread” by using special enzymes. They will also use the wax from the pots to make their own brood cells and food pots.

Bees make wax with an organ in their abdomen, but wax is expensive. The bees need six or eight grams of honey to make a gram of wax. So, putting wax in the nests gives the bees a head-start and lets them start a colony faster.

Brazilian universities have been studying native American bees since the 1950s, and the techniques for keeping these bees are slowly spreading to other Latin American countries. There are also native bees in Australia, where some quite keen beekeepers use bee boxes similar to the Brazilian ones.

Native honey is thin, but sweet and it has a fine flavor. The larger species of native bees can make up to eight liters of honey a year, but the small species can only make about one liter, so this honey is expensive, but it is starting to appear in specialty shops.

We also met a Bolivian forester, Juan Carlos Aruquipa, who works on a project to teach women in the rainforest (the Yungas) to manage native bees, and to sell the honey. This is important, because many of the small flowers of tropical American trees must be pollinated by bees to set seed. And the bees feed on the nectar from the trees. So, without bees there are no trees, and without trees there are no bees.

This is a case where agriculture is moving forward in an imaginative direction, learning to care for wild bees, and to produce valuable honey. Bees need a lot of care, so they are difficult to handle on a massive, corporate scale. But they are perfect for smallholders, especially for women, who find the smaller hives and the gentle bees easier to handle. The little hives are ideal to keep at home. Native American bees are a new, creative direction for agroecological farming.

Scientific names

All bees, American, European, and others, belong to the family Apidae. The European, African and Asian bees with stingers belong to the genus Apis. The stingless, American, Australian and African bees belong to the tribe Meliponini. The large native bees are in the genus Melipona and the small ones are grouped into several genera, including Trigona, Scaptotrigona, Nannotrigona, and Tetratrigonisca. The señorita is Tetragonisca angustula. All of these bees are social. In the Americas and elsewhere there are many other bee species that are solitary, such as bumble bees.

Further reading

I have been interested in Native American bees for a long time, and give a short account of them in:

Bentley, Jeffery, W. and Gonzalo Rodríguez 2001 “Honduran Folk Entomology.” Current Anthropology,42(2):285-300.

LAS ABEJAS AMERICANAS

Por Jeff Bentley, el primero de marzo del 2020

Cuando los españoles conquistaron el Nuevo Mundo, los colonos que los siguieron trajeron abejas. Estas abejas europeas hicieron su propia versión de la conquista, desplazando a una gran variedad de abejas nativas americanas sin aguijón. Los indígenas conocían a estas abejas nativas y usaron su miel durante siglos. Algunos, como los mayas, guardaban abejas para su miel, y muchos otros pueblos recolectaban miel de la naturaleza.

La abeja europea es más agresiva y más grande que las abejas americanas. La abeja africana y la abeja europea son subespecies de la misma especie, Apis mellifera. La abeja europea vive en grandes colonias de unos 80.000 individuos, mientras que las abejas nativas viven en colmenas más pequeñas, de unos 3.000. Las abejas americanas han sufrido la pérdida de su hábitat forestal, y la competencia con las abejas europeas, que recogen el néctar de las mismas flores que las abejas nativas.

Pero hay nueva esperanza para las abejas nativas americanas, como aprendí recientemente en un curso impartido por dos biólogos expertos en abejas nativas americanas: Marcia Adler Yáñez del Museo de Historia Natural Gabriel René Moreno de Bolivia y Oscar “Rupa” Amaya, que es colombiano pero residente en Brasil desde hace mucho tiempo.

La abeja americana es un grupo muy diverso, de al menos 400 especies. Algunas de las más grandes son del tamaño de las abejas europeas, mientras que algunas de las más chicas son tan pequeñas como un grano de arroz.

Las abejas nativas americanas son relativamente mansos y a pesar de que no tienen aguijones, algunas especies muerden para defender sus nidos. A diferencia de las abejas europeas, que ponen su miel en panales, las abejas nativas americanas guardan su miel y polen en pequeños potes de cera. Las abejas americanas tienen un nido con estructura complicada. La reina pone sus huevos en celdas en un panal horizontal (a diferencia de los verticales que hacen las abejas europeas). Los panales de las abejas nativas pueden tener forma de disco, o de espiral o amorfo. Las celdas de las crías (huevos y larvas), están rodeadas por un laberinto de cera, llamado el involucre, hecho para confundir a las hormigas y otros depredadores. Los potes de miel y polen están fuera y alrededor del involucre.

Una especie de abeja, llamada la señorita, es conocida desde México hasta Argentina por su fina miel, ampliamente considerada como un ungüento para los ojos. Una gota en cada ojo alivia el dolor y la irritación.

Rupa y Marcia enseñan a sus estudiantes varias técnicas para cuidar a las abejas nativas americanas. Mientras que los guardianes de las abejas europeas han hecho cajas de madera, o colmenas, para las colonias de abejas, esta no era una práctica común para las abejas nativas americanas. En los últimos 30 años, los expertos en abejas de Brasil han adaptado colmenas para las abejas nativas. Estas colmenas son más pequeñas que las de las abejas europeas, pero las cajas tienen paredes más gruesas para mantener a las abejas calientes en el invierno y frescas en el verano.

Rupa y Marcia también enseñan el uso de una simple trampa para capturar colonias salvajes. Una botella de refresco de plástico, de dos litros o más grande, se cubre con papel de periódico (para mantener el nido tibio) y plástico negro (para mantenerlo oscuro). Se coloca un tubo en una pequeña apertura en el costado de la botella, haciendo una puerta atractiva para atraer a una joven reina a establecer su nido en la botella. La botella se cuelga de un árbol en un bosque con abejas; en un buen hábitat para las abejas, la botella puede albergar abejas en unas semanas. Un hábil apicultor puede más tarde transferir la colonia a una colmena de madera adecuada.

Las colonias débiles pueden ser fortalecidas con comida extra. En el curso de las abejas nativas, aprendimos a hacer potes de cera y llenarlas con miel o polen recolectado por las abejas europeas, que se puede comprar en la tienda. Las abejas nativas comerán la miel y convertirán el polen en “pan de abeja” usando enzimas especiales. También usarán la cera de los potes para hacer sus propias celdas de cría y ollas de comida.

Las abejas hacen cera con un órgano en su abdomen, pero la cera es cara de hacer. Las abejas necesitan seis u ocho gramos de miel para hacer un gramo de cera. Por lo tanto, poner cera en los nidos ayuda a las abejas a establecer una colonia más fuerte, más rápido.

Las universidades brasileñas han estudiado las abejas nativas americanas desde la década de los 1950, y las técnicas para mantener estas abejas se están extendiendo lentamente a otros países de América Latina. También hay abejas nativas de Australia, donde unos ávidos apicultores hacen cajas parecidas a las brasileñas, para criar abejas.

La miel nativa es menos espesa, pero dulce y tiene un sabor fino. Las especies más grandes de abejas nativas pueden hacer hasta ocho litros de miel al año, pero las especies pequeñas sólo pueden hacer un litro, por lo que esta miel es cara, pero está empezando a aparecer en tiendas especializadas.

También conocimos a un ingeniero forestal boliviano, Juan Carlos Aruquipa, que trabaja en un proyecto para enseñar a las mujeres del bosque lluvioso (los Yungas) a manejar las abejas nativas y vender la miel. Esto es importante, porque muchas de las pequeñas flores de los árboles tropicales americanos deben ser polinizados por las abejas para que formen semilla. Y las abejas se alimentan del néctar de los árboles. Así que sin abejas no hay árboles, y sin árboles no hay abejas.

Este es un caso en el que la agricultura avanza en una dirección imaginativa, aprendiendo a cuidar a las abejas silvestres, y a producir una valiosa miel. Las abejas necesitan cierto cuidado, por lo que son perfectas para los pequeños agricultores, especialmente para las mujeres. Las colmenas más pequeñas y las abejas más mansas son más fáciles de manejar. Sería difícil que las empresas grandes las manejan, pero las colmenas pequeñas son ideales para tener en casa. Las abejas nativas americanas son una nueva y creativa dirección para la agricultura agroecológica.

Nombres científicos

Todas las abejas, americanas y europeas, pertenecen a la familia Apidae. Las abejas europeas, africanas y asiáticas con aguijón pertenecen al género Apis. Las abejas americanas, australianas, y africanas sin aguijón pertenecen a la tribu Meliponini. Las abejas nativas grandes pertenecen al género Melipona y las pequeñas se agrupan en varios géneros, entre ellos Trigona, Scaptotrigona, Nannotrigona y Tetratrigonisca. La señorita es Tetragonisca angustula. Además de estas abejas sociales, en las Américas y en otros continentes hay muchas otras especies que son solitarias, como los abejorros.

Más información

Me han interesado las abejas nativas americanas por mucho tiempo, y doy una breve reseña de ellas en: Bentley, Jeffery, W. and Gonzalo Rodríguez 2001 “Honduran Folk Entomology.” Current Anthropology,42(2):285-300.

Design by Olean webdesign